Por: Agencia


Después del estrés que se vive durante el trabajo, que en muchas ocasiones se extiende más de lo previsto -aun cuando se haga home office-, es necesario darse un respiro y realizar actividades relajantes para consentirse y así regresar a la rutina renovados. 

Algunas veces se cree que el dolor de cabeza frecuente, el insomnio, la fatiga o el dolor de pecho son por alguna enfermedad, pero muchos de estos síntomas son comunes por estrés[1]. Además de estos signos físicos, el estrés puede producir canas, según un equipo de neurólogos de la universidad de Harvard. 

Para aliviar la tensión, una gran propuesta es armar un spa en casa. Esta actividad puede convertirse en una de tus favoritas, pues trae grandes beneficios al cuerpo, como: activar la circulación, mejorar la respiración o hidratar la piel, por mencionar algunos.

Para lograrlo, Signify, líder mundial en iluminación, te enlista algunos elementos que no pueden faltar en este momento para ti. Verás que es muy sencillo:

Ambienta el espacio

Bien dicen que para ser hay que parecer. Entonces, para que realmente sientas que estás llegando a un spa, elige el lugar más adecuado y decóralo con velas, un incienso o difusores aromáticos; pon una playlist musical acorde, y, sobre todo, ten en cuenta la iluminación del espacio. Esta será clave para sentirte cómoda, relajada e inspirada.

El sistema de iluminación inteligente Philips Hue para el hogar, cuenta con diferentes modalidades a elegir, dependiendo del mood en el que te encuentres. Para recrear tu spa, puedes utilizar la fórmula “luces de meditación”, que te ayudarán a acomodarte y llegar al estado de relajación de forma más rápida. Tus luces se encenderán y atenuarán de forma gradual; inhala y exhala mientras se encienden de acuerdo con tu respiración.

Olvídate de todo

Este momento es para reconectarte contigo misma, no hay necesidad de tener distractores. Apaga el celular, pide que no te interrumpan y disfruta tu momento de principio a fin.

Ten a la mano lo necesario

Haz un checklist de todo lo que vas a ocupar para que no tengas motivo alguno para levantarte o distraerte. Como sugerencia, puedes elegir tu libro favorito, una copa de vino, té o café, y los productos que necesites para la rutina.

Recarga energía

No es necesario que acudas a un spa de lujo para mantener tu mente tranquila. Un masaje, un buen baño, aceites o cremas para el cuerpo, bastan para llenarte de energía y sentirte lista para continuar con tus tareas del día a día.

Una sesión de spa es una actividad que puedes incorporar a tu vida, una o dos veces al mes, como una forma de descanso. Esto permitirá que te des una pausa, seas más productiva y mejores tu calidad de vida. Sabemos que el trabajo es importante para muchos; sin embargo, hay que recordar que momentos así traen grandes beneficios.