"Ciudad Contaminada"...¿Cuántas habrá así?


Por: Lilian Hernández

Foto: Cortesía


La gran Queen Latifah, funge como productora y actriz en el nuevo filme que lleva a la pantalla de Lifetime este miércoles en punto de las 22:00 horas.


Ciudad Contaminada, es el nombre de esta historia que ofrece un retrato basado en la crisis en Flint, Michigan, el cual, dio mucho de que hablar, por lo que con todo el respeto que merece cada uno de los involucrados, Lifetime retoma esta trama, abordandola desde la percepción de una gran y extraordinaria mujer.


La diva encontró en el canal de la mujer del siglo XXI el espacio ideal para contar la dramática historia de tres mujeres que unen fuerzas para exponer la contaminación del agua en su pueblo, que está causando enfermedades a sus vecinos y familiares

Brandt, Scott e Ireland dan vida a tres activistas de la vida real. Betsy encarna a LeeAnne Walters, quien está horrorizada por las erupciones cutáneas y los cambios de humor que muestran sus hijos; mientras que Marin es Melissa Mays que se enferma con un sinfín de dolencias por la crisis de la contaminación del agua.

Latifah interpreta a la enfermera jubilada Iza Banks, quien experimenta la dolorosa vivencia de ver como su hija Adina (Lyndie Greenwood) sufre un aborto espontáneo en los primeros meses de la crisis. Una de las certezas de este filme es mostrar el lado inspirador de la férrea lucha de estas

cuatro mujeres, más allá de seguir dándole poder al miedo que todos viven por la problemática del agua.


Este relato que no explota el morbo de la tragedia que vivieron en realidad los habitantes de Flint, Michigan, sino que pone todo su énfasis en la grandeza de cuatro mujeres que alzaron la voz, cuando el gobierno decidió mirar hacia otro lado en los momentos más duros de la situación.


Es un eco directo de las problemáticas que se siguen viviendo en el caso real de Flint, Michigan, con la marginación escalonada y las fallas institucionales, así como lo que los ciudadanos deben hacer para obligar a los sectores más arraigados del poder para que vean la pesadilla que enfrentan.


Luego de cambiar la fuente de alimentación del agua tratada del Lago Huron (vía Detroit) al río Flint, la comunidad del mismo nombre tuvo una serie de problemas, provocados por la contaminación por plomo. El agua corrosiva del río Flint lixivió el plomo de las viejas tuberías, mezclándose en el suministro de agua, produciendo niveles extremadamente altos de plomo.


Como resultado, entre seis mil y 12 mil residentes presentaron severos niveles de plomo en la sangre y experimentaron una gama de serios problemas de salud. El cambio de agua es también una posible causa de un brote de legionelosis en el condado, que ha matado 10 personas y afectado a otros 77. En 2015 cuatro familias presentaron una demanda federal colectiva contra el gobernador Rick Snyder.


Hasta el momento, cuatro oficiales de gobierno, uno de Flint, dos del Departamento de Calidad Medioambiental de Michigan y uno de la Agencia de Protección Ambiental, renunciaron por el mal manejo de la crisis, mientras que el gobernador Snyder​ emitió una disculpa a los ciudadanos, y prometió dinero a Flint para atención médica y mejora de las infraestructuras.