Tips para obtener las mejores fotos de tus platillos


Por: Osvaldo Mendoza

Foto: Cortesía


Hoy es día de la fotografía, y si eres de los que toman fotos a todos, pero principalmente a la comida, La Costeña nos tiene unos tips para poder hacerlo de la mejor manera y que nuestros platillos luzcan exquisitos.

  1. Elige el mejor ángulo

No es lo mismo tomar una foto de perfil, que de frente. Para la fotografía de comida, la mayoría de las veces el ángulo más favorecedor es tomado desde arriba para que así pueda lucir todo el platillo y el resto de sus componentes. Esto te permitirá tener una mejor visión del acomodo y distribución de cada elemento y tu foto puede estar más equilibrada.

  1. Iluminación, tu aliado indispensable

Es importante tomar en cuenta los dos tipos de iluminación dentro de la fotografía, natural y artificial. La ventaja de la luz natural es que hace que tu foto se vea real, así que una buena idea es buscar una ventana o espacio donde entre la luz natural de manera sutil. Por otro lado, la luz artificial tiene como ventaja que siempre tendrás el control de ella, sin importar la hora o el lugar. Una regla de oro es, si recurres a esta luz, jamás uses un flash directo.

  1. No te olvides del fondo

A veces tomamos una foto de manera rápida y no nos fijamos que hay alrededor o detrás de ella. Cuando se trata de comida, hay que fijarnos que el lugar que aparecerá de fondo se encuentre limpio o aporte elementos del estilo que queremos mostrar. Lo más idóneo es optar por escenarios sencillos y no rebuscados, pero recuerda, es tu platillo y tu foto, así que juega con los recursos que tienes.

  1. Combinación de colores

En cualquier tipo de fotografía, combinar los colores de manera adecuada es un factor favorecedor para el resultado, y cuando se trata de comida tenemos todo lo necesario para lograrlo. Al momento de acomodar los ingredientes de tu platillo, aprovecha la gran variedad de colores naturales que hay, y así lograrás contrastes para resaltar tu foto o degradados si quieres ser más sutil.

  1. No te quedes con la primera toma

No te preocupes por obtener la foto perfecta desde el inicio. Afortunadamente la fotografía de comida nos da la oportunidad de planear bien la escena y repetirla varias veces de ser necesario. Además, con cada nueva toma puedes ir descubriendo elementos que antes no habías visto que pueden resultar benéficos para la escena.