top of page

Yves Rocher y su Tierra de Mujeres


POR: LILIANA HERNÁNDEZ

FOTO: CORTESÍA


Tierra de Mujeres 2021 se llevó a cabo de una forma distinta ante esta pandemia, con una celebración virtual, pero no menos importante que las demás ediciones.


En dicho encuentro, pudimos conocer a las mujeres ganadoras que se ganaron el corazón de más de uno, gracias a su gran compromiso con el mundo y sobretodo, enalteciendo a miles de mujeres.


Yves Rocher comprometidos con el cuidado del planeta, apoya año con año este proyecto, en el que nos muestra el compromiso de cada una de las participantes por preservar lo natural.

El primer lugar fue para Nélida Barajas.


Una gran mujer que conquistó con su proyecto "Mujeres de mar, alma de sal y corazón de marea. Las ostioneras del Estereo Morúa".


El proyecto de lleva a cabo en Estereo Morúa, ubicado en el Golfo de California, fomentando acciones a favor de la cosecha y cultivo de ostiones, mejor conocido como ostricultura responsable, a través del trabajo continuo de muchas mujeres y sus familias, además de preservar más de 250mil km2 de territorio.


El Estereo Morúa inunda y desahoga agua día con día, con un trabajo arduo y una institución muy bien organizada como respaldo, esta mujer logra impartir conciencia ambiental, mejorar infraestructura de trabajo y preservar especies y espacios vitales para la biodiversidad del país.

El segundo sitio fue para Fernanda Limón con "El renacer del campo".


En la Cuenca de Valle de Bravo, Estado de México, Fernanda ha logrado crear una asociación que apoya a la población con diferentes iniciativas comunitarias. Su interés por la alimentación y regeneración socio- ambiental ha logrado crear una red agroecológica, donde se garantiza la seguridad alimentaria.

Un proyecto que sin duda, ha beneficiado a muchas personas y que siempre irá en busca de seguir apoyando a todo ese sector que se encuentra expuesto y susceptible.

Finalmente, el tercer lugar fue para Alejandra Sánchez con su proyecto "Revalorización de los saberes totonacos en la producción de vainilla".


Trabajando en Papantla, Veracruz, y con un gran respeto por la cultura totonaca, esta joven mujer ha logrado retomar los sabores ancestrales de la vainilla y ha logrado unir a las comunidades, para revalorizar las propiedades y virtudes de esta especie representativa de nuestro país.


Ya las conoces, así que son un gran ejemplo de inspiración y cada una de ellas seguirá luchando por sus sueños.

Comments


bottom of page