top of page

Los orfebres de Oro de Monte Albán rinden un gran homenaje esta temporada de Guelaguetza


POR: REDACCIÓN


Estamos a nada de vivir una de las épocas más especiales en Oaxaca, uno de los lugares más hermosos de México, y como parte de su icónica cultura, este mes de julio llega la Guelaguetza 2023, y con ella, se vienen muchas sorpresas, pero sobretodo, la forma de seguir resaltando cada una de sus bellezas, entre ellas, sus joyas.


La Guelaguetza (que también se conoce como “los lunes del cerro”) es la

conmemoración más simbólica de Oaxaca que encuentra su etimología en la palabra zapoteca, “guendalezaa” -que le recuerda a los mexicanos- la importancia de la acción generosa de dar.


A lo largo de la fiesta, hombres y mujeres de las 8 regiones que componen al Estado:

los valles centrales, la sierra Juárez (Norte), la Cañada, Papaloapan, la mixteca, la

costa, la sierra (Sur) y el istmo de Tehuantepec; se reúnen con una sonrisa honesta y

vistiendo coloridos trajes típicos para bailar, cantar y celebrar.


El especial júbilo de las ‘chinas oaxaqueñas’ engalana el festejo y comunica su

fuerte vínculo de unión familiar. Sus magistrales trajes bordados a mano, joyería de

filigrana, trenzas largas adornadas con listones de colores y canastas llenas de flores

(las cuales entregan como ofrenda, ya que son devotas de la Virgen de la Soledad)

transmiten tradición e identidad.


Los orfebres de Oro de Monte Albán crearon una línea de joyería compuesta por

aretes, dijes y anillos que evocan la alegría de las ‘chinas oaxaqueñas’. Cada joya

está elaborada por medio de la técnica filigrana, y rinde un homenaje a la

Guelaguetza y a la mujer ‘china oaxaqueña’; una mujer generosa y de alma

festiva. Trabajadora y agradecida que comparte con el mundo su esperanza y

entusiasmo.


Ya sea como una joya que combina con los trajes típicos oaxaqueños o con un vestido

de noche, los diseños ‘chinas oaxaqueñas’ creados por los orfebres de Oro de

Monte Albán lucen la magnificencia, elegancia y delicadeza del arte de la filigrana.


Hay algo que solo posee la joyería de Oro de Monte Albán: arte, cultura y la

habilidad de sus maestros orfebres. Para producir en oro y plata las joyas más

emblemáticas halladas en la Tumba número 7 en Monte Albán, Oaxaca, su taller de

joyería en Oaxaca cuenta con el permiso de reproducción del Instituto Nacional de

Antropología e Historia de México (INAH).


Oro de Monte Albán tiene puntos de venta en Oaxaca, en la zona arqueológica de

Monte Albán, y el Centro Histórico de la Ciudad de México (The Shops

DownTown).

Comments


bottom of page