top of page

Ciencia detrás de un mas


Por Marien Garza, Miembro del Consejo Consultor de Nutriólogos de Herbalife Nutrition


Mientras tomaba un masaje con una maso-terapeuta le comenté: “Esto no debería ser un lujo”, a lo que ella atinadamente respondió: “No lo es, por ejemplo, existen países que tienen dentro de su sistema de salud esta terapia, como parte del servicio a sus operadores y conductores de vehículos”. De ahí mi curiosidad por aprender un poco más acerca de este fascinante método terapéutico.


Siempre he sido partidaria del bienestar desde muchas aristas. Dentro del estilo de vida saludable, la promoción de una dieta correcta, una buena suplementación, la realización de actividad física y el buen descanso son pilares fundamentales para dicho bienestar.


Dentro del buen descanso, es fundamental un sueño reparador y también el contar con técnicas que nos permitan la relajación. Se cree que la palabra masaje, deriva de diversas fuentes. La raíz latina mansa y las raíces griegas massein o manso significan: tocar, asir, estrujar, o amasar. El verbo francés masser también significa amasar. La raíz árabe mass o mass’h y la raíz sánscrita makeh, se traducen como “apretar con suavidad”. Lo cierto es que el masaje, puede ser un recurso terapéutico desde las épocas del hombre primitivo, pues las manos son esa herramienta terapéutica beneficiosa que impera desde el inicio de nuestra existencia.

En medicina integral u holística, la terapia de masaje pertenece al área mente-cuerpo. Un masaje clínico, implica la manipulación física de los músculos y los tejidos blandos del cuerpo, por parte de un masajista para lograr un resultado clínico. Esta técnica se ha utilizado durante siglos para aliviar el dolor y promover la relajación. Este tipo de intervención ha demostrado efectos beneficiosos clínicos sobre el dolor, la ansiedad, el estrés y el insomnio.


Existen ensayos clínicos, revisiones sistematizadas y mucha investigación acerca de cómo favorece el masaje al desenlace de muchas áreas clínicas.


Dar masajes a recién nacidos, a adultos con alguna patología o a deportistas, es una parte importante del sistema de atención en diferentes sociedades. Durante miles de años, adultos, niños y bebés recibieron masajes en algunos países del este de Asia. Sin embargo, es solo desde hace unos años, que los científicos en occidente han decidido estudiar clínicamente los masajes e identificar las ventajas y desventajas de este método tradicional.


El masaje aumenta la calidad del sueño al relajar los músculos. Junto con la aromaterapia, como parte de esta intervención, potencializa la capacidad para hacer frente al estrés, aumentar el descanso y reducir la ansiedad y la fatiga.


Comments


bottom of page