Incontinencia durante el embarazo y el posparto


Por: Redacción


El embarazo es un proceso que la mayoría de las mujeres viven acompañadas y suele ser una etapa feliz y con mucha ilusión; en contraste, el posparto puede ser solitario, aislado y poco nombrado. Además, las mujeres experimentan muchísimos cambios corporales causando distintas dudas acerca de cuáles son comunes y con cuáles deben acostumbrarse a vivir, uno de ellos es la incontinencia.


La incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de poca o mucha orina y durante el embarazo es común que la pérdida de orina aumente; en etapas tempranas incrementa de 17 a 25% y en etapas posteriores de 36 a 67%. Asimismo, la incontinencia posparto es algo común, a veces, los músculos quedan distendidos por la fuerza ejercida, pero no suele ser grave y si no hay complicaciones, normalmente dura entre 8 y 12 semanas.



Las causas de la incontinencia durante el embarazo y el posparto van desde cambios hormonales hasta el aumento de peso y la presión que recae en la vejiga por el tamaño del bebé. Además, el peso del bebé durante los meses de gestación provoca un aumento de la presión intraabdominal; conforme la gestación avanza, se altera la posición normal de los órganos pélvicos, el útero crece y esto deja menor espacio a la vejiga, reduciendo la posibilidad de almacenar orina en mayores cantidades.


Karla Lara, experta en parto y posparto, explica que este síntoma suele presentarse en muchas mujeres y aunque es muy común, la mayoría de ellas no lo habla. Incluso, ha habido casos en los que han presentado el síntoma por años y de alguna manera, esperan que se vaya mágicamente, lo que las lleva a no aceptar que tienen incontinencia y, por ende, usan los productos inadecuados, como toallas para menstruación.


Por otro lado, Arturo Hernández, uroginecólogo de TENA®, destaca la importancia de acudir al especialista para tratar este síntoma y a su vez, utilizar los productos correctos que brinden protección, comodidad y seguridad. Además, nos comparte una serie de tratamientos y técnicas que pueden ayudar a tratar la incontinencia:

  • Técnicas de micción programada con el fin de mantener vejiga siempre vacía. Es muy importante vaciar la vejiga con mayor frecuencia (lo recomendable cada 2-3 horas).

  • El estreñimiento puede debilitar la musculatura pélvica, por lo que es importante mantener una buena hidratación y una dieta rica en fibra.

  • Alimentarse bien y llevar un buen control de peso, evitar alimentos picantes e irritantes, además de disminuir el consumo de bebidas que contengan cafeína.

  • Evitar realizar ejercicios que requieran grandes esfuerzos (no levantar objetos mayores de 6 kilos).

  • Realizar ejercicios de aspiración diafragmática y ejercitar el piso pélvico con ejercicios de Kegel, que se pueden realizar en distintas posiciones y en cualquier momento, consisten en contraer y relajar voluntariamente los músculos de la pelvis.

Es importante saber que vivir con incontinencia NO debe ser un impedimento para seguir y disfrutar de la vida y de tu bebé durante el posparto. Puedes platicarlo con expertos, con personas que estén viviendo lo mismo que tú; descubrirás que existe mucha información al respecto, así como productos que van de acuerdo con las diferentes necesidades; desde toallas para incontinencia ligera, que son sumamente discretas, hasta ropa interior absorbente lavable, que te dará más seguridad y tranquilidad.


Este síntoma es tan común que debemos hablar de cómo se vive y de cómo se siente, para así saber qué hacer, con qué especialista acudir y qué producto es el ideal para ti, de esta forma podrás sentirte mejor, más protegida y feliz.


Consulta la INCOTALK by Círculo TENA®Incontinencia en el embarazo” en la que podrás descubrir por qué más segura que una toalla es TENA; disponible en el canal de YouTube de la marca, y que cuenta con la participación de Arturo Hernández, uroginecólogo de TENA®, y Karla Lara, experta en parto y posparto.