top of page

Stephanie Kwolek, creadora de un producto que ha salvado miles de vida a nivel mundial


Cada 23 de junio se celebra el Día Internacional de la Mujer Ingeniera, que busca fomentar el desarrollo de la mujer en los sectores de la tecnología e investigación y reconocer el

trabajo que han realizado.


Información de ONU Mujeres se han tenido grandes avances en la presencia de mujeres en el sector industrial y el desarrollo tecnológico; sin embargo, la brecha sigue siendo grande.


Stephanie Kwolek, fue una mujer que dejó un gran legado en el campo de la investigación y la ingeniería. Colaboró con DuPont y desarrolló el Kevlar, una fibra de arámida que ha salvado miles de vidas durante más de 50 años.


Es un compuesto de alta resistencia que es utilizado en equipos de protección personal

como chalecos antibalas, cascos balísticos, en diversos campos de la industria por sus

resistencia y maleabilidad como telecomunicaciones, la construcción, la movilidad y hasta en el desarrollo de tecnología aeroespacial.


El objetivo de Kwolek era inventar una fibra que fuera más resistente que el nylon; sin

embargo, después de distintos experimentos y pruebas logró formar en 1985 el

poliparafenileno tereftalamida, una componente incluso más resistente que el acero y

sobre todo más ligero. La compañía comenzó a comercializar el Kevlar en 1972, este

material tiene actualmente más de 200 aplicaciones.


Esta invención trajo consigo diversos reconocimientos y su ingreso al Salón Nacional de la Fama de Inventores en 1994.

bottom of page