Rompamos las barreras ante el Linfedema - Essity


Por: Agencia


En México se vive una realidad que pocos conocen: cada 4 de 8 mujeres en el país que se encuentran luchando contra el cáncer de mama padecen Linfedema.  Dicha enfermedad es la acumulación de líquido linfático debajo de la piel, afectando principalmente las extremidades superiores e inferiores de quien la padece, dañando o bloqueando el funcionamiento de su sistema linfático.


Esta condición se desarrolla con mayor frecuencia después de haber sido sometidas a procedimientos para combatir el cáncer de mama debido a los tratamientos de radioterapia o quimioterapia que reciben las pacientes y que continúan afectando sus vasos linfáticos.


En Essity, compañía líder en higiene y salud que tiene como misión mejorar la vida de las personas a través de sus productos, nos da orgullo compartir el testimonio de dos mujeres, que, a través de Jobst®, dan ejemplo de que aún con este padecimiento se pueden romper barreras y tener una mejor calidad de vida.


Los testimonios que se presentaran a continuación son solo una pequeña muestra del gran trabajo que se realiza en una clínica ubicada en la Ciudad de México, la cual está especializada en tratar al Linfedema. Esta clínica se encuentra bajo la dirección de la Dra. Maricela Peña, quien explicó que solamente en su clínica se atienden aproximadamente entre 25 y 30 pacientes por día.


La Dra. Peña resaltó la importancia de cierto tipo de tratamientos durante este padecimiento.  “Aunque no existe una cura definitiva para el linfedema, la Terapia Descongestiva Compleja (TDC) es una pieza clave para mejorar la calidad de vida de quien tiene linfedema, mejora la calidad de vida de las pacientes, la reducción en el tamaño de sus brazos o piernas es muy notorio, pero sobre todo esto representa un cambio de mentalidad en el paciente y mejora su autoestima de una forma impresionante, el acceso a terapias con productos Jobst® les devuelve la posibilidad de tener una vida normal”.


Una de las pacientes que ha mejorado su calidad de vida es Leonor Rodríguez, quien fue detectada y sometida a una cirugía por cáncer de mama, después de esta operación comenzó a percibir una hinchazón anormal en uno de sus brazos, la cual después de algún tiempo fue creciendo al grado de imposibilitar sus actividades cotidianas e incluso cualquier pequeño movimiento.


Después de buscar información por su propia cuenta y no darse por vencida, Leonor encontró la Clínica de Linfedema donde pudo dar seguimiento a su enfermedad, el día de hoy tiene este padecimiento bajo control. “Al usar la manga de compresión de Jobst®, la hinchazón del brazo al hombro se redujo drásticamente, me he sentido con más movilización, duermo mejor y puedo continuar con las actividades de mi vida”, Leonor Rodríguez.


Al igual que Leonor, Martha Serratos es otra paciente de la Clínica de Linfedema, quien detectó que tenía cáncer de mama gracias a los estudios de prevención que solía practicarse; sin embargo, no imaginó que un padecimiento secundario sería el linfedema, padecimiento que en cierto momento le imposibilitó por completo el movimiento del brazo.


A pesar de esto Martha no se desanimó y se dejó guiar por los profesionales de la clínica paso a paso en su tratamiento, “Mi brazo tuvo una mejoría gracias a las medias de compresión Jobst®, ahora puedo mover el brazo y el dolor casi ha desaparecido. Ya me era imposible tomar objetos como un lápiz o un barandal, y gracias a las terapias ahora puedo realizar varias actividades, he recuperado mi independencia”.


Ambas coinciden en que aún existe muy poca información acerca de este padecimiento, y hacen un llamado para evitar la odisea que ellas pasaron antes de dar con la clínica e iniciar su tratamiento. “Invitamos a las personas a mantenerse informadas y poder detectar este padecimiento a tiempo, pues el tiempo es un factor muy importante a la hora de tratarse”.


Claudia Gutiérrez, Sr Brand Manager de WC&V - Medical Solutions, agregó, “La misión de JOBST es mejorar la vida de las personas que padecen enfermedades venosas o linfáticas y permitirles vivir con confianza la vida que ellos desean. Contamos con prendas y vendajes de compresión, que ayudan tanto a prevenir como a tratar y controlar el linfedema. A través de nuestros productos, queremos ayudar a más mujeres a prevenir esta enfermedad y a aquellas mujeres que ya viven con esta condición, queremos impulsarlas a que vivan su vida como ellas quieran, sin comprometer su estilo de vida”.


En Essity, este 6 de marzo Día Mundial del Linfedema, nos sumamos al llamado de Martha, Leonor y miles de pacientes más con este padecimiento en México para crear consciencia en torno a él y probar que no existen las barreras y que el linfedema no te imposibilita para siempre, que es posible superarlo, y es una barrera que debe ser superada.