Día Mundial de la Infertilidad: Todo lo que debemos saber del tema


POR: LILIANA HERNÁNDEZ

FOTO: CORTESÍA


Pocas veces nos atrevemos hablar abiertamente de un tema de infertilidad, un problema de salud que afecta en el mundo a millones de personas, pero principalmente en México, es un tema que le ha dado la vuelta al mundo, ya que alrededor de 2.6 millones de parejas son afectadas por este problema.


En un evento sin precedentes y en el marco del Día Mundial de la Fertilidad, Roche México fue testigo de un panel, en el que se hablo del tema y de cómo afecta a las personas, pero también aclarando las dudas que se han generado al respecto del tema.


En el panel “Preservación de la fertilidad en la mujer", se expusieron distintos temas, nosotras como mujeres, a veces nos ponemos a pensar en este tema dependiendo incluso la edad que tengamos, y cuando a veces estamos convencidas de que podemos ser madre, llega un momento donde no todo es tan viable, pero es un tema del cuál podemos estar prevenidas, por eso es importante acudir a médico.


Este panel surge con el objetivo de concientizar sobre los factores relacionados con la salud reproductiva, la importancia de la prevención, el diagnóstico y la atención médica oportuna, así como los avances médicos disponibles en la materia.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la infertilidad como una enfermedad del sistema reproductivo que se caracteriza por la incapacidad de lograr un embarazo clínico después de 12 meses, o más, de relaciones sexuales no protegidas.


Los problemas reproductivos relacionados con la fertilidad se presentan en hombres y mujeres, y sus causas pueden estar vinculadas a diversos factores, tanto físicos como emocionales; aunque se asocian más frecuentemente con la edad de la mujer.


Las causas de la disminución de la fertilidad pueden vincularse también con hábitos de vida como la alimentación, la contaminación ambiental, el consumo de tabaco o alcohol, el sobrepeso y la obesidad 3 , así como patologías como la endometriosis, los miomas uterinos, la diabetes o haber estado en tratamiento contra el cáncer 4 . También existen causas genéticas o la incapacidad de concebir de ambos miembros de la pareja.


Sobre la fertilidad en pacientes oncológicos, los especialistas coincidieron que, en los últimos 30 años, ha incrementado la incidencia de cáncer en adolescentes, de entre 15 y 18 años, lo que aumenta la prevalencia de adultos con una historia de cáncer en la infancia. No obstante, señalaron que los tratamientos innovadores actuales han aumentado considerablemente la supervivencia de las pacientes jóvenes con cáncer, lo que ha generado que gocen de mejores perspectivas y calidad de vida suficientes para no renunciar a su plan reproductivo.


También señalaron que existen otro tipo de enfermedades no cancerígenas que puede afectar la fertilidad, como las enfermedades autoinmunes como el lupus eritematoso, la esclerodermia, la artritis reumatoide, la granulomatosis de Wegener, entre otras.


Ante este panorama, los especialistas hicieron hincapié en la importancia de la educación reproductiva, incluyendo la planificación familiar oportuna, que es fundamental para que las mujeres tengan conocimiento sobre qué es la fertilidad y en qué consiste.


De esta forma, pueden acceder a estudios y herramientas diagnósticas, como la evaluación de la reserva ovárica, que se refiere al número de óvulos que quedan en los ovarios en un momento determinado de la vida, lo que está relacionado a la capacidad de proporcionar óvulos para la fecundación; así como a los distintos tipos de tratamientos de preservación de la fertilidad disponibles.


La preservación de la fertilidad, señalan, se refiere a aquellos tratamientos que se usan para ayudar a mantener la capacidad de una persona de tener hijos. Un procedimiento de preservación de la fertilidad se realiza antes de un tratamiento médico que puede causar esterilidad, como radioterapia o quimioterapia.


Ejemplos de procedimientos de preservación de la fertilidad incluyen el almacenamiento de espermatozoides, la congelación de óvulos, la fecundación in vitro

con congelamiento de embriones y ciertos tipos de cirugía para el cáncer de cuello uterino y de ovario.



El compromiso de Roche con la salud de las mujeres se traduce en su esfuerzo continuo por desarrollar soluciones innovadoras que les permitan tener una vida reproductiva plena en la etapa que lo deseen. Para ello, es fundamental tener acceso a diagnósticos precisos que permitan orientar la toma de decisiones respecto a la planificación familiar y contar con tratamientos oportunos cuando sea necesario.


El portafolio de Roche Diagnóstica cubre un amplio rango de condiciones para la salud de la mujer; específicamente en el tema de fertilidad, la compañía cuenta con un panel completo de pruebas que facilitan el diagnóstico oportuno, entre las que destacan la hormona antimülleriana, el estradiol, testosterona, LH (hormona luteinizante), FSH (hormona foliculoestimulante), prolactina, progesterona y la hCG (gonadotropina coriónica humana).