top of page

Mean girls, una nueva generación se viste de rosa


POR: ÁNGELES AYALA


Hace dos décadas, se desató la fiebre de "Chicas Pesadas" (o Mean Girls), una comedia adolescente que catapultó a la fama a Lindsay Lohan y Rachel McAdams, y nos regaló inolvidables frases y chistes. Este fenómeno cinematográfico, que comparte su legado con clásicos como Hairspray, Matilda y El Color Púrpura, ha evolucionado hacia un vibrante musical de Broadway. Ahora, los talentosos directores Samantha Jayne y Arturo Perez Jr. nos sumergen en esta adaptación teatral llevándola a la pantalla grande, especialmente diseñada para cautivar a las nuevas generaciones.


La trama sigue siendo la esencia misma: Cady (Angourie Rice), una joven que cambia Kenia por Estados Unidos, embarcándose en la travesía de la preparatoria tras años de educación en casa. Allí, entabla una inusual amistad con Janis (Auli’i Cravalho) y Damian (Jaquel Spivey), dos personajes entrañables y fuera de lo común.


Juntos, trazan un audaz plan para derrocar a la temible Regina George (Reneé Rapp), la líder indiscutida de las "plásticas", las reinas del colegio. Sin embargo, Cady, en su búsqueda de aceptación, se ve atrapada en un torbellino que amenaza con arrebatarle su propia identidad.


Los aspectos más destacables emergen en la exquisita interpretación del elenco y la deslumbrante coreografía musical. Reneé Rapp, ya familiarizada con el rol de Regina George en el teatro, enfrenta el desafío con maestría. Aunque los zapatos son colosales, Rapp infunde al personaje una personalidad propia, convirtiéndose en la indiscutible estrella del espectáculo.


Cada número protagonizado por Regina es un deleite visual y auditivo; todo se suspende, tanto literal como metafóricamente, para permitirle a Rapp desplegar su voz y presencia, recordándonos por qué Regina es tan magnética.


Esta versión otorga un mayor protagonismo a Janis, consolidándola como el contrapeso musical de la villana. Auli’i Cravalho (Darby y los espíritus) aprovecha cada momento en pantalla, transformando cada intervención musical en una experiencia envolvente.


Jaquel Spivey, el portador de la mayoría de los chistes y risas, ilumina la pantalla con su carisma. Bebe Wood (Love, Victor) nos sorprende con una canción inesperadamente conmovedora, explorando las inseguridades de las adolescentes. Por su parte, Avantika (El año de mi graduación) encarna a Karen con una comicidad irresistiblemente divertida y protagoniza el número más hilarante (y digno de TikTok) de la producción.


Lamentablemente, esta expansión de los personajes secundarios deja a Cady en segundo plano. A pesar de la destreza actoral de Angourie Rice (Honor Society), el guion limita su potencial al retratarla mayormente como la ingenua recién llegada. Las canciones asignadas a Cady no alcanzan la memorabilidad de las de Regina y Janis.


Es en la segunda mitad, al sumergirse en el mundo de la fama y la popularidad, cuando el guion permite que Cady explore facetas más intrigantes. Sin embargo, personajes como el interés romántico de Cady, Aaron Samuels (Christopher Briney), y la maestra Norbury (Tina Fey), quienes carecen del desarrollo ofrecido en la versión no musical, quedan algo desdibujados en esta adaptación.


El ingenioso guion, forjado por la mente maestra de Tina Fey (responsable tanto de la película original como del musical de Broadway), introduce sutiles cambios para no replicar de forma idéntica la historia de hace dos décadas. Destacan la mayor profundización en los personajes de las "plásticas", así como de los amigos de Cady, la inclusión del impacto de las redes sociales y la adaptación de los chistes a las sensibilidades contemporáneas.


De este modo, la película conserva el humor agudo y la frescura de su predecesora sin caer en la trampa de ser una mera copia. Aunque el exceso de canciones acelera la trama, este colorido espectáculo trae de vuelta el encanto de la preparatoria con un elenco estelar y números llenos de energía. Sí, algunos chistes hacen referencia a la película original, si eres fan de Mean Girls seguramente encontrarás referencias que te harán reír aún más.


Definitivamente tienes que ver Chicas Pesadas en la pantalla grande. Una combinación perfecta de nostalgia, humor y música que te hará reír y emocionarte.

bottom of page