Por: Agencia


Niños Mutantes se han dejado guiar hacia nuevos sonidos de la mano de cinco productores diferentes: Anxo y Carlangas de Novedades Carminha, Christina Rosenvinge, Noni y Doria de Lori Meyers, Ángel Luján y Raúl Pérez


Niños Mutantes no han necesitado cerrar ninguna puerta para abrir estas ventanas. El regreso discográfico de la banda granadina es un salón repleto de fugas hacia diversas direcciones: un álbum grabado a lo largo de 2019 en cinco estudios diferentes, con cinco equipos de producción distintos.

Tres de ellos conocidos ya con los anticipos del disco (Ángel Luján, Raúl Pérez y el tándem formado por Carlangas y Anxo de Novedades Carminha), y otros dos que aún permanecían sin desvelar (Christina Rosenvinge, en su primera producción para otros tras su dilatada experiencia en la autoproducción, y la pareja formada por Noni López y Javier Doria de Lori Meyers).

NM no sólo han contado con estos aliados; han deconstruido su proceso creativo para «desmutantizarse«, sin pasar por el local de ensayo, buscando en la improvisación y en la reivindicación del trabajo en equipo registros que nunca antes habían tocado, aires electrónicos, sudamericanos (no en vano en 2018 visitaron México, Colombia, Panamá y Venezuela) y hasta bailables, pero sin perder las marcas de agua más reconocibles del «sonido mutante». VENTANAS nos presenta la cara más transversal de una banda que vive revolucionándose a sí misma para revolucionar a los demás.


a banda, consciente y concienciada con la actual crisis sanitaria, comunicaba el pasado 12 de marzo su decisión de mantener el lanzamiento de su disco previsto para este viernes 20 de marzo, apoyando de la única forma que pueden al estado anímico de público y amigos: con su música. «En medio de esta tormenta, la música hace compañía y relaja el alma. Sin conciertos y con mucho tiempo en casa esperamos que nuevas canciones os hagan más llevadera la espera. Ánimo y paciencia».