"5 comportamientos tóxicos que interfieren con mis metas"


POR: TB


Párate frente a un espejo y sé lo más honesto posible para poder reflexionar, ya que, en algún momento de nuestra vida, hemos actuado de manera tóxica sin darnos cuenta, la ventaja de hacerlo es que nos puede ayudar a evolucionar y convertirnos en mejores personas, más equilibradas y conscientes con una visión distinta de la vida.


De acuerdo a un estudio de la Universidad de Scranton, en Pennsylvania y el

instituto de investigaciones Statistic Brain, solamente 8% de las personas logran

cumplir sus metas. Esto se debe a que permiten que la toxicidad gané en su balanza

emocional, lo cual representa un gran obstáculo difícil de afrontar.


Por esta razones Ana Estrada, fundadora de Brújula Interior y especialista en desarrollo

personal, nos da un tour por los 5 comportamientos más tóxicos que representan

grandes barreras para llegar a nuestras metas, ayudándonos a crecer en el camino.


1. Nada es personal: como diría Armando Manzanero “no hay nada personal”,

aunque las personas tóxicas creen que todo lo que sucede en su vida es un

ataque directo debido a su personalidad; esto provoca dolor, decepción y tristeza

en nuestras vidas. Pero es más productivo y saludable dejar ir las buenas o

malas opiniones de los demás y aprender que nuestra valía solo la definimos

nosotros mismos por lo que es necesario actuar bajo nuestro propio criterio,

intuición y sabiduría,


2. No te hagas la “vístima”: creer que eres una víctima y que no puedes ejercer

ninguna influencia en la dirección de tu vida, es una postura tóxica que te

mantiene atascado y haciéndote cada vez más pequeño. Si dejas esta postura a

un lado, descubrirás que eres más poderoso de lo que te has dado cuenta.


3. Concéntrate en ti, en vez de lo ajeno: bien dice el dicho dime con quien te

juntas y te diré quién eres, esto es muy importante porque muchas personas

están atrapadas en la necesidad de demostrar su valor una y otra vez, por esta

razón suelen caer en comportamientos tóxicos, lo peor es que se contagia

fácilmente. No permitas que la necesidad y desesperación de lo otros para

probar su éxito y construir su autoestima a través de medidas externas, defina

quién eres y afecte los resultados que realmente deseas.


4. Ve por lo que te apasiona:  cuando te propones algo que en realidad no

quieres hacer sino porque crees que debes hacerlo o porque otras personas

lo esperan, es normal que no encuentres ninguna motivación, al fin y al cabo,

no es lo que tú quieres.


5. Lo importante es el camino, no la meta: no esperes para celebrar tus

logros hasta la meta final, si se trata de algo que te cuesta trabajo realizar,

premia tu actitud, tu esfuerzo y tu progreso, no el resultado final. Recuerda

que el hecho de no obtener el resultado que esperábamos no significa que no

logramos crecer y mejorar en el proceso, lo que importa es lo que te estás

esforzando. Así que a cada paso reconoce lo bien que lo estás haciendo y

prémiate de vez en cuando. Así conservarás la motivación durante todo el

proceso.


Derribar estos obstáculos no es fácil pero tampoco es una tarea imposible de realizar

ya que muchas veces, los comportamientos tóxicos pueden ser erradicados por las

personas, pero en algunos casos, es importante tener la asesoría de un consultor o un

coach que te ayude a identificar tus fortalezas y debilidades, guiándote en el camino

para usarlas a tu favor para alcanzar tus metas.


Recuerda; las metas le dan dirección y enfoque a nuestras vidas, siempre ten presente

que es importante vivir el ahora y evitar colocar nuestras esperanzas y sueños en algo

cuantificable, para evitar la sensación de fracaso y darle importancia a todo lo que

hemos trabajado y logrado en cada paso.