top of page

Inteligencia Artificial y arquitectura, por un mundo más sustentable


POR: DIANA SÁNCHEZ


Las ciudades y la sociedad se encuentran en constante evolución, por la creciente demanda de edificios y estructuras más eficientes, creando la necesidad de encontrar soluciones innovadoras y viables que conduzcan a un futuro más sostenible y contribuyan a disminuir el calentamiento global.

 

Las personas y las empresas están apostando a una combinación entre Inteligencia Artificial (IA) y la arquitectura, para crear edificaciones que aprovechen las condiciones naturales del sitio en el cual se va a construir. La arquitectura sustentable, ecológica o verde permite optimizar el diseño y la construcción, se adapta a las necesidades del usuario, teniendo en cuenta el cambio climático, el aprovechamiento de los recursos, implementación de energías limpias, entre otros factores.

 

Grupo Luximia, empresa inmobiliaria líder en desarrollo tecnológico y sostenibilidad, se encuentra en la vanguardia de este aspecto, con edificaciones como Zen Gardens o Shark Tower; esta última alberga el Skark Lab, un proyecto destinado a preservar a los tiburones y su hábitat en el Mar Caribe.

 

Israel Ceja, asesor inmobiliario de Grupo Luximia, comentó: “Todos los residuos que se generan tanto por la construcción, como por el funcionamiento de un inmueble, impactan directamente al medio ambiente. Los materiales juegan un papel crucial en la vivienda sustentable. Utilizar componentes reciclables, orgánicos o de buena calidad, aumenta la durabilidad del inmueble y reducen el gasto de reparaciones, afectando menos al planeta. Por ello, las viviendas sustentables dejaron de ser un lujo para convertirse en una necesidad”.

 

Un ejemplo de materiales sustentables son las celdas solares, vidrios que bloquean hasta un 30% el calor o focos ahorradores, que consumen 75% menos energía eléctrica y duran hasta 10 veces más que uno común.

 

La inteligencia artificial ayuda a optimizar las condiciones para cada vivienda, al prevenir e identificar fugas o mal funcionamiento en las instalaciones de los edificios. Sin embargo, aun existen obstáculos y cuestionamientos pendientes, por lo que, en un futuro este sector experimentará avances. Solo queda aprender y aprovechar todo su potencial.

 

Comments


bottom of page