La temperatura como factor influyente para dormir bien


POR: REDACCIÓN

FOTO: CORTESÍA


Dormir es una de las funciones más importantes del organismo y conciliar un excelente sueño reparador depende en buena medida de la temperatura. Si te preguntas ¿Por qué a veces estás

tan cansado si dormiste 8 horas? Quizás es que no estás durmiendo con las condiciones adecuadas de temperatura. Este factor tiene un rol más importante del que muchos piensan.


¿Existe una temperatura ideal para dormir?

Según especialistas la temperatura ideal que el cuerpo requiere para dormir bien es de 21°C aproximadamente. Según expertos de la Asociación Española de Psiquiatría Privada (ASEPP) una temperatura por encima o por debajo de estos grados no permite dormir bien.


El vicepresidente de (ASEPP) el médico José Antonio López Rodríguez plantea que una

temperatura inadecuada puede producir efectos adversos en el organismo. “Con el aumento de la temperatura ambiente, se produce una hiperactivación del metabolismo motivada por el esfuerzo corporal de mantener la temperatura interior acorde con la exterior” indicó López, quien además enfatizó las posibles “consecuencias cerebrales”.


José Antonio indica que, al estar más activo, pueden aparecer síntomas negativos como irritación, nerviosismo o incluso peor, los trastornos del sueño. Según López la hiperactivación metabólica produce también una activación cerebral, siendo este el factor que nos impide dormir bien, lo que puede ocasionar un incremento de los trastornos del sueño y la ansiedad.


El médico menciona, además, que ambos trastornos, tanto la ansiedad como la falta de sueño, se complementan y se potencian el uno al otro. De esta manera crean un problema que si no se arregla a tiempo puede desembocar en circunstancias peores.


Importancia de la temperatura al dormir Aquellas personas que no duermen bien tienen mayor riesgo de ganar peso y aumentar los niveles de estrés, factor que los hace vulnerables a contraer más enfermedades. Una de las cosas que puedes hacer para conseguir un mejor sueño es regular la temperatura de tu habitación.


En efecto, dormir con mucho calor o frío no permite un buen descanso. Si la temperatura excede los 26°, el mecanismo de refrigeración de tu cuerpo empieza a trabajar e interfiere con el sueño.


En cambio, con una temperatura por debajo de 12° tu cuerpo tiene que aumentar la actividad para calentarse, por lo que es probable que despiertes. Entonces, ¿Cuál es la temperatura ideal para dormir?


¿La temperatura es igual para todos?

Para obtener la respuesta hay que analizar las variaciones de la temperatura en el cuerpo humano.


Al mediodía, el cuerpo se siente más caluroso que durante el resto del día. Sin embargo, mientras transcurre la tarde, la temperatura desciende, ocasionando sueño en la persona. La temperatura mínima del cuerpo llega aproximadamente a las 5 de la madrugada, justo antes de despertar.


Normalmente, disminuir la temperatura del cuerpo ayuda a las personas a dormir bien.


La temperatura correcta cambia de acuerdo con la persona, es diferente para hombres y mujeres. Cosa que a veces puede ser difícil de negociar cuando se vive en pareja. La temperatura ideal de la habitación donde vas a dormir debe estar entre los 16 y 22 grados. Con más calor o más frío es común tener problemas para dormir bien.


Otra manera de regular la temperatura es con accesorios para la cama y vestimenta en general. De ser necesario, utilizar edredones individuales puede ayudar a abrigarse correctamente. También pueden ser de utilidad las mantas eléctricas, o en caso contrario para disminuir la temperatura paquetes de gel frío.


Los pies son una de las partes del cuerpo más susceptibles al frío, por lo que impedir que estén expuestos es importante. Utilizar calcetines evitará esa sensación. Bufandas o chaquetas sirven para casos más extremos. Y en caso de calor utilizar poca ropa o prendas hechas de materiales naturales como el algodón.


Beneficios de dormir con la temperatura adecuada


Los neurofisiólogos atribuyen una serie de beneficios a un buen descanso. Descansar bien o mal influye directamente en las hormonas de crecimiento y del estrés. Sin embargo, dormir adecuadamente tiene otros beneficios, por ejemplo:


 Un mejor sistema inmunitario: En el medio español, La Vanguardia, señalan que diversas investigaciones muestran que el sistema inmunitario aprovecha el sueño para

regenerarse. Es decir, que un buen descanso permite estar más sano debido a que

proporciona más eficacia para eliminar toxinas y gérmenes.


 Menos problemas de peso: Dormir poco o un mal descanso puede generar problemas de obesidad. La falta de sueño genera que los adipocitos liberen menos leptina (hormona supresora del apetito). Por el contrario, el estómago libere más ghrelina (hormona del apetito), por lo que las personas con problemas de sueño comen más.


 Menor riesgo cardiovascular: Dormir bien protege el corazón y disminuye los riesgos

cardiovasculares. El insomnio y los problemas de sueño aumentan los niveles de

adrenalina, incrementando a su vez el estrés, la presión arterial y la frecuencia cardíaca.

También está relacionado con niveles de colesterol más elevados.