Las casas de apuestas y casinos en México, industria sin regulación clara


Por: Diana Sánchez

Foto: Cortesía


La agencia de Relaciones Públicas y Marketing Digital Sherlock Communications, da a conocer el informe de mercado “Una gran apuesta: el mercado latinoamericano de apuestas en pleno desarrollo”, donde se dan a conocer el panorama de las industrias de

los casinos y las apuestas en América latina.


En este informe se interrogó a más de 3 mil personas de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú; cada uno con un contexto diferente. Brasil y Perú son los países con usuarios que más apuestan con frecuencia: el 18% de los encuestados lo hacen más de una vez a la semana.


En México, la industria de los juegos y las apuestas continúa siendo desconocida para la

población. A pesar de que el 42% de los participantes ha apostado alguna vez en su vida; el 44% cree que la apertura de un casino significa derrama económica; y el 42% piensa que es una buena opción para atraer empleo, el 81% cree que los juegos de azar deberían regularse.


Actualmente, en nuestro país existen variedad de Casas de Apuestas. Los factores que

atraen a los apostadores mexicanos son: ofertas especiales o ofertas gratis con el 60%,

sistema de pago sencillo con un 56% y una página web fácil de navegar en dispositivos de escritorio y móviles.


El embajador de marca también es un factor que consideran sobre la elección de la casa

de apuestas. El 42% de los encuestados considera atractivo que un conductor de televisión, el 40% un jugador profesional y el 39% a un actor o actriz.


Esta industria tiene ganancias de 5 mil millones de dólares en América Latina. El valor del mercado de las industrias de apuestas y juegos en línea fue de más de 48 mil millones de dólares en 2018, tan solo en 2018.


A pesar de tener cifras prometedoras, faltan leyes que las apoyen. Patrick ONeill, socio gerente de Sherlock Communications, comentó: "Los países donde las apuestas no están reguladas son menos atractivos para las empresas internacionales, así como más peligrosos para los consumidores.