El Coloso de Reforma se lleno de sonidos , al recibir a los 150 músicos que forman parte de la Orquesta Sinfónica de Minería, pero esta vez no fue un concierto común, ya que unieron su talento con quienes han mantenido vigente la música mexicana en todos los sentidos.

La dinastía Aguilar conformada por Pepe, Ángela y Leonardo unieron por primera vez sus voces ante semejante Orquesta, además de gozarlos en el escenario de una manera distinta.

La primera en hacerse presente durante la velada fue Ángela, quien logró cautivar a los más de 9 mil asistentes que se dieron cita durante la noche, esto al interpretar clásicos de México como “La llorona” y “Cielo Rojo”. Dando paso a su hermano Leonardo, para continuar con el furor y potencia de voz al ritmo de “Nomás tantito” y “El Barzón”.

La interpretación de los hijos de Pepe, lleno de entusiasmo el Coloso, dejándolo prendido para gozar por unos minutos de la Orquesta sola y con interpretaciones al son de Agustín Lara, Huapangos, Danzas de Juventino Rosas y algunos danzones que han sido parte de la época cultural de nuestro país.

Así que para recordar esto aún más, apareció en el escenario Pepe Aguilar, quien deleito a los presentes con temas que han formado parte de su carrera por años y que hoy por hoy, todo México los sigue cantante.

Y así temas como “Este terco corazón”, “Por unas monedas”, “Más alto que las águilas”, “Me estoy acostumbrando a ti”, “Por una mujer bonita”, “Esclavo y amor”, “El rey”, “Ella”, “Perdóname”, “Me vas a extrañar”, “Huapango de Moncayo”, “Por mujeres como tú” formando parte de este recorrido musical.

Pero para cerrar con broche de oro, acompañado de sus hijos, se lucieron al demostrar lo potente que son en el escenario y con un tema juntos, fue como despidieron la noche.