Enseñar responsabilidad, es enseñar amor


POR: TB

FOTO:CORTESÍA


Cuando tenemos un peludito en casa, es importante inculcar y motivar en todos los miembros de la familia a involucrarse en su cuidado, pues además de ser motivo de alegría, las necesidades de nuestras mascotas también son afectivas y de responsabilidad para un óptimo desarrollo.


De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), solo el 30% de los casi 20 millones de perros en el país tienen dueño, el resto se estima ha sido víctima de abandono o situación de calle.


En muchas ocasiones, esto se debe a que las familias carecen de instruir una responsabilidad social y prefieren desatenderlos al dejar de ser cachorros.


Al hablar con nuestros pequeños, explicarles sobre el compromiso que conlleva tener un animal de compañía puede ser complicado, pues pueden llegar a asumir, sobretodo en edades tempranas, que el peludito siempre estará a disposición de ellos. Por ello Ganador® Duo -el único con dos sabores empacados individualmente en un mismo bulto- trae para ti, en este Día del Niño, algunas recomendaciones para inculcarles a los más jóvenes la responsabilidad de tener una mascota:


· Un perrito es un ser vivo. Es importante que nuestros niños comprendan que, además de ser su mejor amigo, un animalito tiene cambios de ánimo, suele estresarse al sentirse inseguro, experimenta sensaciones de miedo o nostalgia y no siempre estará dispuesto a jugar con ellos. Recordarles que, así como nosotros, su energía y emociones cambian a lo largo del día, los ayudará a comprender y respetar su espacio y compañía.


· Nuestra atención es imprescindible. Corresponder el Amor Incondicional de nuestras mascotas, puede ir más allá de los mimos y caricias. Inculcar a los más pequeños sobre las necesidades de su amigo como realizar actividad física todos los días por lo menos 30 minutos, las visitas regulares al veterinario o el cuidado dental en casa, los estimulará a preocuparse por la salud y a mantenerse alertas cuando notan un cambio importante.

· Mostrar diferentes maneras de dar amor. Uno de los aspectos más importantes al cuidar a un ser vivo, es hacer visible que el amor puede ser demostrado de diferentes maneras: con caricias, juegos, premios bites y sin duda, una óptima nutrición con alimento 100% completo, balanceado y acompañado de sabores únicos como pavo al horno o pay de manzana para además consentir el paladar de nuestro lomito y hacerle sentir que nos esmeramos para que su alimento sea delicioso.

· Tener en cuenta las limitaciones. En ocasiones, en nuestro hogar tenemos un perrito de edad avanzada o con algún padecimiento que puede limitar la actividad con nuestros pequeños. Explicarles qué sucede y algunas formas en las que se pueden adaptar ambos, como llevarlos a caminar sin presionar el paso o cuidar de no dar demasiado alimento, reforzará el vínculo y le hará saber a los niños, que un perrito también envejece o necesita cuidados especiales.

· Involucrarlos en las actividades. A veces sucede que dejamos las obligaciones y deberes a los más adultos. Sin embargo, compartir pequeñas responsabilidades del cuidado del lomito con los más pequeños, como cepillar su pelaje con frecuencia, asearlo, cambiarle regularmente su agua para que esté limpia y fresca, lavar sus recipientes de alimento o el mantener ordenado su lugar de descanso, creará buenos hábitos e incluso, incentivará responsabilidades que puedan llevar consigo mismos y que los ayuden a ser más organizados y cuidadosos de su persona.


Como puedes ver, sin importar la edad, mantener a nuestro amigo en las mejores condiciones, es cuestión de pequeñas acciones y de explicar lo que sucede dentro de él. Recuerda que una tenencia responsable también significa prestar atención a su alimentación, ya sea húmeda y seca, para brindarle todos los requerimientos necesarios a su desarrollo, incentivar el ejercicio con premios como los son los Ganador bites, fáciles de digerir y consintiendo su paladar con sabores únicos como su amor.