Lo que tienes que saber sobre los huesos de tu mascota


POR: OSVALDO MENDOZA

FOTO: CORTESÍA


Gracias al sistema óseo y muscular, el cuerpo de nuestros fieles compañeros puede cumplir funciones como protección de órganos, desplazarse y ejercitarse.

La falta de información sobre el funcionamiento del sistema óseo y sobre todo acerca de los cuidados más importantes que se deben tener para el desarrollo saludable de los huesos, pueden producir un impacto negativo en el bienestar de la mascota. Por tal motivo, Full Trust® el alimento súper premium con biotecnología aplicada en nutrición, te comparte los siguientes consejos:

o Para empezar, es importante que conozcas que el esqueleto es el marco óseo del cuerpo de todo animal vertebrado y éste provee tanto forma al cuerpo como una estructura firme para que nuestros peludos amigos puedan movilizarse. Los huesos están conectados entre sí por los ligamentos y los músculos se encuentran unidos a los huesos por los tendones.

o El sistema esquelético compuesto por numerosos tipos de huesos que se clasifican según su forma y función.

ü Huesos largos: se caracterizan por su forma alargada y cilíndrica, los cuales se encarga de soportar el peso del cuerpo de nuestros animalitos y de ayudar con el movimiento. En esta categoría entran el fémur, la tibia, el peroné, entre otros.

ü Huesos cortos: proporcionan estabilidad y un movimiento pequeño en las articulaciones principalmente del tobillo y la muñeca. Los huesos del carpo, tarso y de las vértebras son ejemplos de este grupo.

ü Huesos planos: su forma es aplanada y ancha. Protegen a los órganos internos del cuerpo como el cerebro y corazón. En esta categoría se ubican los huesos del cráneo, de la cadera, las costillas y el omóplato.

o La columna vertebral es la parte central del esqueleto y se compone de vertebras, cuya función principal es proteger a la médula espinal de posibles lesiones o una potencial parálisis. También proporciona un punto de fijación a las costillas.

o Las costillas son huesos planos y curvos, que en conjunto forman la caja torácica y protegen a los órganos internos que se encuentran dentro de ella, como el corazón, hígado y los pulmones.

o Las extremidades delanteras y traseras formadas por huesos como la escápula, radio, cubito, fémur, tibia, peroné y huesos de las patas, son los encargados de la locomoción y de formar la estructura ósea de las rodillas, muslos, cadera, hombros y antebrazos.


Para mantener los huesos y articulaciones saludables, es necesario vigilar los siguientes aspectos:

ü No sobrealimentar en los primeros meses de vida, ya que esto puede ocasionar que se desarrolle displasia de cadera, de codo o malformaciones. Si bien, el factor genético hereditario es el desencadenante de estos padecimientos, los factores externos precipitan su aparición, como es el caso de la obesidad por sobrealimentación.

o Evita un exceso de ejercicio, en el caso de los cachorros, durante su etapa de crecimiento necesitan liberar grandes cantidades de energía pero hay que ser precavidos con la cantidad de ejercicio, pues al estar en un proceso de crecimiento, su esqueleto aún está inmaduro para soportar el impacto de un ejercicio intenso. Con 30 minutos de paseo al día es suficiente y en casa mantenlo ocupado con juguetes. Lo mismo pasa con un perro en etapa senior, someterlo a realizar ejercicio rudo o de más, podría ocasionar un desgaste en sus huesos y articulaciones y ocasionarle dolor.

o Enfermedades por mal control de vitamínicos y minerales, aquí entra un exceso de calcio, el cual puede desarrollar enfermedades óseas o por lo contrario, un déficit de este nutriente y algunos otros como vitamina A, D y E, pueden producir raquitismo, la cual se caracteriza por extremidades arqueadas, deformaciones pélvicas y curvaturas en la columna vertebral. Por otra parte, un desbalance entre el consumo de calcio y fosforo puede generar osteoporosis, que significa una pérdida en la densidad ósea y deriva en huesos débiles y riesgo de fractura en alto grado.