top of page

Protege a tu mascota del humo del tabaco


POR: AGENCIA


De acuerdo con la reciente reforma al Reglamento de la Ley General para el Control del Tabaco que entró en vigor el pasado 15 de enero, entre los espacios públicos en los cuales los consumidores ya no podrán fumar están los parques, escuelas, centros de trabajo, hoteles y centros comerciales, entre otros.

Esta nueva disposición oficial no solo es benéfica para las personas, sino también puede extenderse a los animales de compañía que interactúan en espacios abiertos como es el caso de perros y gatos. Especialistas de Grupo Amascota, del Consejo Nacional de Fabricantes de Alimentos Balanceados y de la Nutrición Animal (CONAFAB), explican que el humo de tabaco contiene más de 4,000 sustancias químicas, de las cuales 250 son nocivas para la salud, y de estas, alrededor de 50 son cancerígenas, entre ellas el cadmio, plutonio, dicloro difenil tricloroetano (DDT) y arsénico.

“El humo del cigarro también afecta la salud de los animales de compañía que conviven con personas fumadoras, y está asociada con cáncer de pulmón y cáncer nasal, linfomas, alergias, enfermedades del ojo y de la piel, así como problemas respiratorios”, comenta Nicolás Torino, vicepresidente de CONAFAB y médico veterinario.

Incluso, advierte que perros y gatos pueden ingerir los filtros de los cigarrillos e intoxicarse con nicotina. En este caso los síntomas incluyen: vómitos, diarrea, irritabilidad, excitación, temblores, cambios de conductas.

La reforma al Reglamento de la Ley General para el Control del Tabaco podría traer cambios en los comportamientos de los consumidores, sobre todo si los fumadores buscan nuevos espacios en donde sí puedan hacerlo sin arriesgarse a ningún tipo de restricción o multa por parte de las autoridades, tal es el caso de sus propios hogares, el espacio en el que también interactúan las mascotas.

Para estos casos, Nicolás Torino recomienda lo siguiente:

  • No dejar al alcance de los animales de compañía, ninguna clase de tabaco, como cigarrillos, cigarros o pipas, ni líquidos para cigarrillos electrónicos que contengan nicotina.

  • Evitar los espacios cerrados para fumar donde estén los animales de compañía, ya que en éstos las sustancias del humo del tabaco quedan en suspensión y permanecen por horas, incluso días o semanas. Ventilar abriendo puertas y ventanas no será suficiente ya que el humo y el olor se van, pero las sustancias quedan en suspensión, pegadas a cortinas, muebles, alfombras, la ropa, entre otros.

  • La mejor opción sería abandonar el hábito, y en caso de que no sea posible de manera inmediata, procurar el consumo de tabaco fuera de los ambientes cerrados y lejos de espacios comunes de acuerdo a las disposiciones de la ley.

En la actualidad no existen alimentos o tratamientos especiales que puedan proteger a nuestras mascotas de los efectos del tabaco, sin embargo, fortalecer su sistema con alimentos balanceados, que refuercen su sistema inmune siempre será de mucha ayuda para ellos, como una medida adicional para prevenir cualquier tipo de enfermedad.

Es de suma importancia que, ante cualquier signo o comportamiento inusual por parte de las mascotas, se acuda de manera inmediata con algún especialista médico veterinario. Como medida de prevención programa de manera periódica chequeos generales para la detección oportuna de cualquier tipo de padecimiento.

Comments


bottom of page