Diversidad e inclusión deben ser parte de la estrategia de crecimiento y desarrollo de las empresas


POR: TB


El bienestar integral de las personas es uno de los elementos vitales de las estrategias de las empresas —ya sean grandes organizaciones, hasta startups o PyMEs—. Para lograrlo, deben estar acompañadas de políticas de diversidad e inclusión sólidas y claras, aseguró José Zavala, Chief of Staff de Drip Capital México, fintech especializada en financiamiento internacional.


De acuerdo con el experto en estrategia empresarial, si bien dentro de la comunidad corporativa, que incluye a las startup, se han dado grandes pasos en materia de inclusión, aún hay grandes retos.

Entre ellos, el desarrollo de una cultura organizacional que propicie la innovación empresarial e, incluso, la creación de productos o soluciones que atiendan de forma eficaz a usuarios y mercados con antecedentes, culturas y necesidades diferentes.


En el marco de la celebración del Mes del Orgullo, resalta el tema pendiente de la diversidad y la inclusión. Y en Drip Capital México, “conforme crecemos, damos seguimiento a políticas y métricas que nos ayuden a garantizar representatividad. En cuanto talento femenino, nos encontramos en un 50/50 y de la comunidad LGBT+ representan el 10% de nuestro talento”, agrega el ejecutivo.

Tan sólo en México, de acuerdo con datos del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED), 28.25% de la población mexicana reveló su orientación sexual o su identidad de género durante la pandemia por Covid-19.

A pesar de esa apertura, señalan que han sufrido discriminación en distintos ambientes de su entorno entre los que se encuentra el ambiente laboral: 17.39% señala haber tenido algún evento discriminatorio o violento hacia su persona.


“Ante este panorama, es importante que las empresas se enfoquen en el progreso, la igualdad de oportunidades y crear entornos libres de discriminación y violencia para sus colaboradores a través de políticas internas (y externas), procesos de reclutamiento y de People Operations que den espacio al talento eliminando sesgos y prejuicios”, comentó el experto al poner de ejemplo los esfuerzo a nivel cultura y Recursos Humanos dentro de la compañía, las cuales tiene la intención de hacer la diferencia conforme Drip Capital crece en México y nivel global.


Es vital tocar estos temas desde la estrategia de cualquier organización, ya sean grandes multinacionales, startups y hasta pequeñas y medianas empresas. Mientras las personas se sientan felices y valoradas, observamos un entorno con mayor confianza, un aumento en la productividad, en la comunicación de equipos y liderazgo, al tiempo en que se disminuyen conflictos laborales”, señaló Zavala.


De acuerdo con el especialista, las empresas deben entender que diversidad e inclusión son conceptos distintos que se complementan dentro de una cultura empresarial.

La diversidad está más enfocada en números, representatividad de grupos étnicos, nacionalidades, talento femenino, identidad de género o preferencias sexuales, así como un amplio etcétera, que enriquecen a la empresa; mientras que la inclusión es lograr que las personas se sientan respetadas y libres de ser únicas, además de garantizar que no existan barreras”, detalló al especificar que “al promover la diversidad es que llegamos a la inclusión”.


Aunque aún hay un largo camino que recorrer, existen cifras alentadoras. De acuerdo con Human Rights Campaign, durante el año pasado en México, se obtuvo un aumento del 77% en el mejoramiento de calificaciones en su informe de equidad, en comparación con los datos obtenidos en 2020.


Para replicar estos logros, “las empresas deben buscar la manera de crear un ambiente realmente inclusivo, pues, independientemente de las métricas resultantes de estrategias de inclusión, finalmente se trata de respetar opiniones e ideas de todos, dejando de lado los prejuicios”, señaló Zavala.


En este sentido, recalcó que no es una preocupación exclusiva de las comunidades que buscan representación e inclusión: al ser un tema de estrategia es una prioridad para el liderazgo de las empresas, como para todos sus miembros.

“No tienes que ser la causa para apoyar la causa. En ese sentido, la diversidad e inclusión necesitan de muchos aliados. Aunque no formes parte activa de la comunidad, puedes apoyar a empujar e implementar políticas que beneficiarán a todos”, explicó.

Con estos esfuerzos, las empresas lograrán enriquecer sus estrategias de diversidad e inclusión lo que tendrá un efecto inmediato en el resto de los departamentos y generará una reacción en cadena en la cultura empresarial.

“Conforme hay cada vez más voces y awareness, queda cada vez más claro que la diversidad y la inclusión propician espacios más felices y mejores culturas de trabajo. En ese sentido, esto no es solo algo que le conviene a las empresas, sino una necesidad de cara a su estrategia para crecer y desarrollarse”, concluyó.