¡Dios está en los detalles!


Por: Liliana Hernández

Foto: Cortesía


Mudarte con tu pareja es uno de los pasos

más importantes para cualquier relación, y despertar todos los días junto a tu ser amado

puede ser maravilloso. Pero escoger juntos el diseño interior de su nidito de amor, no siempre es tarea fácil, especialmente cuando sus gustos no son los mismos.


Por ello, la arquitecta y diseñadora, Daniella Valenzuela, te comparte una serie de

consejos con los que podrás disfrutar al máximo el proceso de acondicionamiento e

interiorismo de tu hogar y así convertirlo en una experiencia que los acerque aún más.


Busca un estilo que los identifique:


Encontrar el balance perfecto entre sus gustos podría parecer complicado, pero resulta ser mucho más simple de lo que crees. Echen un vistazo a las tendencias de interiorismo del año y comenten qué elementos les gustaría implementar en su nueva casa. Un buen consejo para comenzar es dibujar un pequeño boceto en donde se plasme la distribución de los muebles que ya tienen y los que desean comprar, con el fin de tener una base sobre la cual trabajar e ir añadiendo a su hogar.


Los colores del amor


La paleta de colores definirá gran parte de los elementos de su diseño interior. Busquen

inspiración juntos y atrévanse a mezclar diversos colores, materiales y texturas. Un infalible son los tonos neutros como el beige, gris, blanco, marfil, café e incluso algunos tonos en negro. Podrán parecer un cliché, pero la razón de su popularidad es que funcionan a la perfección como una base y combinarán perfecto con algún otro color más vibrante u oscuro que quieran agregar. También son ideales para aprovechar la iluminación del hogar y ayudan a transmitir tranquilidad y limpieza.


El diablo está en los detalles


Muchas veces podemos pensar que un buen diseño de interiores, sólo se logra con

mobiliario extravagante y sumamente costoso, pero no es así. Los pequeños detalles como los acabados de los muebles, las manijas de las puertas y los accesorios como cojines, manteles o cortinas pueden hacer una gran diferencia. Intenta que siempre exista una cohesión entre estos y que juntos formen armonía con el estilo y la paleta de colores de su hogar.


La recámara principal


Uno de los espacios más íntimos dentro de nuestro hogar es la recámara, por lo que es

importante que ésta sea reconfortante y que te invite a disfrutar a tu pareja.


Un error común a la hora acondicionar este espacio, es posicionar la cama frente a la

puerta, ya que la ves y da la impresión de que estás a punto de entrar a una habitación para dormir. Si bien ésta esa su principal función, también es el espacio para convivir con tu pareja. Por lo que es mejor ponerla de lado o al fondo. Otro de los puntos que más problemas causan entre la pareja es la asignación de espacio para acomodar la ropa y guardar sus cosas. Por lo que es recomendable invertir en clósets móviles, burós y aprovechar hasta el último rincón, para que ambos tengan su propio espacio.


Creen su propia zona de trabajo


El home office es una realidad y probablemente continúe por tiempo indefinido, por lo que es necesario que ambos cuenten con un espacio propio de trabajo en casa, aunque también pueden optar por crear una oficina compartida, si ambos están de acuerdo y se sienten cómodos.


Elijan un buen escritorio para cada uno o una mesa grande para que ambos

trabajen, consideren el material y la iluminación. También, incluyan compartimientos y

lugares de almacenamiento para sus artículos de oficina. Recuerda que lo importante es

que se sientan productivos.

_________________________________________________________________________