Saca el fotógrafo que llevas dentro


POR: LILIANA HERNÁNDEZ

FOTO: CORTESÍA


Has soñado con tomar las mejores fotos, pues ahora Canon Mexicana, líder en soluciones integrales de imagen digital, te da algunos consejos para poder lograr esas emotivas fotografías con efecto borroso, también conocido como bokeh.


El término bokeh es una palabra japonesa que significa “borroso” y se utiliza para describir el aspecto de las áreas desenfocadas de una foto. Disparar para incluir estas áreas desenfocadas es uno de los efectos más atractivos que se pueden emplear en los retratos, ya que logra permite llevar la atención a las partes importantes de la imagen y transformar los detalles innecesarios en colores y tonos deliciosamente aterciopelados.


Por estos motivos, el bokeh lleva mucho tiempo siendo uno de los trucos visuales más potentes del arsenal de cualquier fotógrafo. Hoy en día, los dispositivos móviles con dos objetivos son capaces de imitar el bokeh, pero sólo mediante software. Los diminutos objetivos y sensores de estos aparatos hacen que sea imposible conseguir la profundidad de campo reducida necesaria para un bokeh natural.

Se trata de un efecto óptico que sólo se puede conseguir con los objetivos y sensores de las cámaras de mayor tamaño, y nada es comparable al aspecto del efecto real. Los fotógrafos solían creer que se necesitaba una cámara réflex para conseguir un buen fondo desenfocado, la realidad es que hoy en día existen equipos como la nueva M50 Mark II de Canon, los cuales son perfectos para este tipo de fotografías. EOS M50 MARK II

Para capturar un atractivo bokeh, es necesario un objetivo rápido, es decir, uno con una amplia abertura máxima, idealmente f/2,8 o más (número f más bajo). Un objetivo de longitud focal fija con una amplia abertura máxima como el RF 50mm F1.8 STM de Canon permite desenfocar los fondos con facilidad, disolviendo los detalles en atractivos puntos de luz. Una amplia abertura máxima permite que el objetivo deje entrar más luz, lo que resulta útil también en condiciones de poca luz.

Para ajustar la cámara, es ideal utilizar el modo Prioridad de la abertura (Av), así como el ajuste del valor ISO. Para comenzar, lo mejor es probar en 100 y comprobar si la velocidad de obturación es lo suficientemente rápida para las necesidades de la foto. En modo Manual (M) con ISO automática es posible ajustar la abertura y la velocidad de obturación, y dejar que la cámara determine el valor ISO correcto. La clave es elegir una abertura amplia y una velocidad de obturación lo suficientemente rápida para garantizar que las áreas desenfocadas de la imagen estén nítidas.

Otro factor es la distancia entre la persona y la cámara. Cuanto más cerca está el objetivo de la persona, más reducida es la profundidad de campo. Esto hará que las áreas de fondo se desenfoquen con mayor rapidez. Para desenfocar más la imagen, es necesario acercar más a la persona u objeto a la cámara y lejos del fondo. Para lograr que el o la fotografiada olvide que la cámara está ahí, se recomienda que platiquen y que recuerden momentos emotivos o divertidos para poder inmortalizar esas sonrisas que tanto se disfrutan en una imagen. Una de las formas más llamativas de usar el bokeh en fotografía es incluir pequeños puntos de luz brillantes contra un fondo que de otro modo sería oscuro o con poca luz. Se trata de un efecto fascinante que se puede encontrar en todo tipo de circunstancias, como el sol brillando a través de un árbol o una ventana, una avenida con luces por la noche, o las velas de un pastel.