El deporte merece las mejores tomas


POR: TB


Los fotógrafos de deportes necesitan un equipo resistente y fiable para asegurarse de nunca perderse ni un solo detalle. El AF rápido y preciso, así como la unidad de alta velocidad, son fundamentales, al igual que los intuitivos controles táctiles, ya que de esta forma no se tiene que apartar la vista de la acción.

Para saber cuáles son las mejores cámaras de Canon para la fotografía de deportes y qué objetivos recomiendan los fotógrafos profesionales de deportes, Canon Mexicana, líder en soluciones integrales de imagen digital, enlista algunos de sus mejores equipos para este tipo de fotografía.

EOS R3, la mejor cámara mirrorless para la fotografía de deportes El nuevo modelo insignia de la serie EOS R subió el nivel con respecto al rendimiento de las cámaras mirrorless Full Frame. Su gran velocidad de disparos en serie en RAW de hasta 30 fps con seguimiento AF/AE completo, es posible gracias al nuevo sensor apilado retroiluminado y a las lecturas AF realizadas a hasta 60 fps. Este equipo de última generación de tecnología de sensor, permite píxeles ligeramente más grandes y una lectura de datos mucho más rápida que la de cámaras anteriores. La EOS R3 es una cámara diseñada para capturar la acción más trepidante y satisfacer las demandas más exigentes de los fotógrafos profesionales, con una capacidad de respuesta increíble, además de alta sensibilidad, fiabilidad y resistencia. Su enfoque automático es más rápido y versátil que nunca. La EOS R3 cuenta con la tecnología AF de control de ojos, que permite seleccionar un punto AF en función de hacia dónde se esté mirando. El AF de detección de personas se ha mejorado para detectar ojos, caras, cabezas y cuerpos, en ese orden de prioridad, lo que proporciona un AF preciso, incluso con sujetos que lleven mascarillas, cascos o lentes. El seguimiento de objetos también se ha llevado al siguiente nivel con la opción de detectar y seguir motos y coches de carreras de forma prioritaria. Además, hay una nueva Zona AF flexible, en la que se puede personalizar el tamaño y la forma del área AF, por ejemplo, puede que se opte por una sección que atraviese horizontalmente el encuadre para capturar al ganador de una carrera de velocidad, independientemente de su carril. Con su increíble estabilización de imagen integrada, la EOS R3 de Canon puede ofrecer una IS de 8 pasos líder del sector al combinarse con determinados teleobjetivos RF, lo que proporciona una flexibilidad y claridad de imagen inigualables en longitudes focales largas, incluso sin tripié. EOS-1D X Mark III, la mejor cámara réflex digital para la fotografía de deportes Durante décadas, los fotógrafos profesionales de deportes han confiado en las cámaras de la serie EOS 1D de Canon para capturar imágenes de deportes con gran detalle, nitidez y una calidad asombrosa. La EOS-1D X Mark III de Canon es el último modelo insignia, que cuenta con disparos en serie con obturador electrónico de hasta 20 fps o 16 fps con el obturador mecánico, Dual Pixel CMOS AF con aprendizaje profundo y un cuerpo profesional y hermético. Con este equipo, el obturador electrónico resulta muy útil, ya que permite fotografiar de forma silenciosa en ciertos momentos donde es necesario evitar los ruidos, como puede ser un partido de tenis a puerta cerrada. EF 70-200mm f/2.8L IS III USM y RF 70-200mm F2.8L IS USM, los mejores objetivos de Canon para fotografía de deportes en general Aunque un superteleobjetivo es fundamental para las situaciones en las que es posible acercarse a la acción físicamente, un objetivo zoom de 70-200 mm es ideal para (casi) cualquier otra situación. Es posible utilizarlo para un partido de tenis, una carrera de Fórmula 1 o un partido de fútbol. EF 70-200mm f/2.8L IS III USM RF 70-200mm F2.8L IS USM En palabras de fotógrafos profesionales de este ramo, su versátil rango de longitudes focales consigue que este tipo de objetivos sean ideales para cubrir momentos que se salgan de las tomas de acción muy cercanas, ya sea el saludo con los entrenadores al principio, el lanzamiento de la moneda inicial o la entrega de premios.