¿Cuales son los cambios de la CFDI en 2022?


POR: DIANA SÁNCHEZ

FOTO: CORTESÍA


El pasado diciembre del 2021 se anuncio la llegada del CFDI 4.0 y con ello, una serie de cambios para los contribuyentes. Los expertos de Box Factura, nos presentan 9 puntos

importantes que se deben conocer para la gestión fiscal y contable para este 2022.


- El CFDI 4.0 y el CFDI 3.3, convivirán por unos meses. El 1 de enero de 2022, entró en funcionamiento el 4.0. La versión anterior (3.3) seguirá disponible hasta el 30 de abril.


- Ahora es obligatorio establecer la dirección fiscal del emisor y receptor. Esta información es parte de la lista de verificaciones, para que el receptor compruebe que su factura es correcta.


- En la versión 4.0, el reemplazo de folios podrá ser múltiple. Además, dos o más

documentos podrán sustituir al original, incluso con diferentes tipos de relación.


- El complemento de pagos 2.0 se actualiza. Se podrá identificar si los pagos son objeto de impuestos. También tendrá un resumen de los importes totales e impuestos que podrán causar.


- Al emitir CFDIs para público en general, se tendrá que validar información en el campo

del emisor y establecer datos adicionales si es generado a nombre de terceros.


- Avisar el motivo de cancelación del CFDI. Si el motivo de cancelación es “Comprobante

emitido con errores con relación”, se deberá de relacionar el folio fiscal del comprobante que sustituye al cancelado. Solo se podrán cancelar los folios del ejercicio en curso.


- El CFDI 4.0 permitirá tener una mejor recaudación y mejorar la visibilidad de la

información de las finanzas del ciudadano y de las empresas.


- Permitirá identificar operaciones de exportación. Los proveedores deberán incluir la

clave de uso “Exportación”. Algunos casos requerirán el Complemento para Comercio

Exterior.


- Se deberá indicar la clave del uso fiscal el receptor le dará al comprobante fiscal. Si se le da un uso distinto al CFDI, se deberá cancelar y emitir uno nuevo.


El cambio gradual al CFDI 4.0, permitirá incrementar la base de datos de contribuyentes;

mayor control sobre las empresas y los ciudadanos; incremento la calidad de la

información recibida por parte de los contribuyentes a través de sus CFDIs emitidos y

facilitará las declaraciones sobre las operaciones que se realizan de manera diferida.