“Alimenta” tu rostro de afuera hacia dentro


Por: TB

Foto: Cortesía


Sabemos que lo que comemos se refleja en nuestro cuerpo y donde más puede notarse es en nuestro rostro. Algunos signos de la salud del cutis son su color uniforme, suavidad, textura compacta, no presencia de exceso de grasa, así como que luzca tonificado y definido; sin embargo, en la práctica puede ser complicado llegar a estos estándares, por lo que es importante “alimentar” el rostro.

Una dosis de vitamina E nos ayuda a difuminar cicatrices, eliminar granitos e imperfecciones que pudieran presentarse, además actúa como una barrera natural de protección contra los rayos del sol y es uno de los mejores antioxidantes que podemos encontrar.

En la “dieta” del cutis también debe incluirse la vitamina C, la cual nos funciona para reducir las líneas de expresión y arrugas. Es excelente para activar la síntesis de colágeno, además de un reparador epidérmico. De esta manera podemos obtener una piel lisa, limpia, reluciente y con mucho mejor textura.

Otro ingrediente que debe “comer” nuestra cara es el ácido hialurónico, este es como una esponja que ayuda a retener una cantidad importante de agua en la piel, aporta volumen, se reducen arrugas y revitaliza el rostro a través de la reparación celular.

Si bien estos tres ingredientes son una maravilla para la piel del cutis, ¿hay que aplicarlos por separado? ¡Para nada! Gracias a la tecnología e investigación dermocosmética, en México contamos con productos especializados como los de Suzanne Oliver, que han desarrollado un tratamiento en crema que contiene todos estos ingredientes activos que contribuyen a suavizarlo, ayudándole a recuperar su elasticidad, confiriéndole un aspecto más terso, liso, agradable a la vista y al tacto.

En esta temporada de aire y frío, ayudémosle a nuestra cara a verse siempre radiante a través de productos con base en ingredientes naturales. Alimentemos nuestro rostro para darle salud y vitalidad.