Auditorio Nacional lamenta el fallecimiento de Mario Gutiérrez


Por: Auditorio Nacional

Foto: Fernando Aceves


El Auditorio Nacional lamenta el sensible fallecimiento de Mario Gutiérrez, fundador, líder y guitarrista de Los Ángeles Negros, agrupación chilena emblemática del romanticismo y la música popular latinoamericana, cuyos temas trascendieron fronteras y géneros, desde la balada hasta el bolero, el grupero, el pop y el rock.

Originario de Chile y representante de la escena musical de su país en los años 60 y 70, el músico se mantuvo como el único miembro original de la popular banda durante más de 50 años. Sus memorables acordes de guitarra en clásicos como Y volveré, Debut y despedida, Murió la flor y Déjenme si estoy llorando le ganaron el reconocimiento intergeneracional tanto del público como de compositores e intérpretes de diversos géneros musicales, quienes lo consideran una de las figuras más influyentes del continente.

En 1967 Mario Gutiérrez creó Los Ángeles Negros junto a sus amigos Luis Alarcón, Germaín de la Fuente, Cristian y Federico Blasser; todos ellos estudiantes del Liceo de San Carlos. Tras ganar un concurso cuyo premio fue la grabación de su primer sencillo de manera profesional, la banda atrajo la atención de los oyentes chilenos y poco tiempo después firmaron contrato con una disquera trasnacional, que los llevó a emprender giras en otros países. La banda llegó a México por primera vez en 1971 y el éxito fue tan grande que en 1982 Gutiérrez adoptó al país como su hogar, con una alineación renovada.

Los temas de Los Ángeles Negros han sido interpretados por artistas de renombre nacional e internacional, como Alberto Vázquez, Raphael, José Luis Rodríguez, Vikki Carr, Altemar Dutra, Los Panchos, José José, Lucero, Celia Cruz, Los Tigres del Norte, Bronco, Edith Márquez, Jorge Muñiz y El Gran Silencio. Además, sus acordes más memorables han sido retomados por figuras de la música estadounidense, como el grupo Beastie Boys y el productor y rapero Jay-Z.

Debido a la vigencia de sus composiciones, el guitarrista logró establecer vínculos creativos con Adrián Dárgelos, de Babasónicos; Daniel Gutiérrez, de La Gusana Ciega; Luis Humberto Navejas, de Enjambre; Julieta Venegas; Mauricio y Francisco Durán, de Los Bunkers; Quique Rangel y Meme del Real, de Café Tacvba; exponentes del rock en español que han expresado públicamente su respeto y admiración por la música de Los Ángeles Negros, e incluso realizaron un disco colaborativo con el grupo titulado No morirá jamás, el cual rinde homenaje a las canciones más representativas de la agrupación chilena.

Durante sus más de 50 años de carrera, Mario Gutiérrez y Los Ángeles Negros lograron realizar conciertos en algunos de los recintos y festivales más importantes de México, entre ellos, el Auditorio Nacional, el Teatro Metropólitan y los festivales Vive Latino, RMX y Cumbre Tajín. También hicieron giras en Norteamérica y Latinoamérica.


Los Ángeles Negros llegaron por primera vez al Auditorio Nacional en 2008, con el concierto Misma época, tres estilos diferentes, en el cual también participaron Los Rebeldes del Rock y La Internacional Sonora Santanera. Con esta última agrupación volvieron a compartir el escenario un año más tarde en el espectáculo 41 años de romanticismo. En 2010 fueron convocados en el primer día del Festival romántico de los 70, en donde participaron destacados grupos como Los Terrícolas, Los Chicanos y el cantante Carlos Cuevas.


El Lunario los recibió en 2013 para presentar En vivo y sin etiquetas, concierto donde fueron acompañados por los mexicanos Susana Zabaleta, Kika Edgar y Jorge Muñiz, así como el grupo chileno Natalino, para hacer un recorrido musical por sus temas emblemáticos. Esta velada quedó plasmada en una producción que contiene CD y DVD, la cual salió a la venta un año más tarde bajo el mismo título. Gracias a este material en directo fueron merecedores de un Disco de Platino por registrar más de 60 mil copias vendidas.

No morirán jamás fue el espectáculo que los llevó a realizar su primera presentación en solitario en el Auditorio Nacional. Este concierto realizado el 17 de junio del 2015 quedó grabado en la memoria del conjunto como un día emblemático, según el mismo Mario Gutiérrez, quien expresó la emoción de estar en este recinto: "El gran santuario de la música, donde sólo están los grandes, es un gran honor, toda vez que nos están dando ya ese título después de 46 años".