ABBOTT Y LA FUNDACIÓN LILO A FAVOR DE LOS NIÑOS


POR: ANA ROMERO


Las cardiopatías congénitas (CHD) son problemas del corazón que están presentes al nacer y tienen un gran

impacto en la salud de la población infantil, evitando el desarrollo óptimo desde la primera infancia.


Lamentablemente, estos defectos ocurren en casi 1 de cada 100 recién nacidos


1 . En todo el mundo, nacen aproximadamente 1.35 millones de bebés cada año con cardiopatías congénitas


2 ; de este número, alrededor del 25% 3 requiere cirugía durante su primer año de vida, sumado a que el 93% 4 de los bebés con estos problemas no tienen acceso a atención médica oportuna para tratar estas enfermedades.


Los principales tipos de cardiopatías congénitas están asociadas con defectos en las válvulas cardíacas o pequeños orificios que provocan que la sangre fluya de manera inadecuada de una cámara cardíaca a otra.


De sufrir una cardiopatía congénita, los bebés se enfrentarán a problemas de salud

como:


 Aumento de presión y esfuerzo en los pulmones

 Falta de oxígeno

 Mala circulación por un bloqueo en los vasos sanguíneos


Para la mayoría de los bebés se desconoce la causa de las cardiopatías; sin embargo, en algunos casos, estos defectos podrían ser causados por problemas con los cromosomas. Con menos frecuencia, el defecto podría estar relacionado con la salud, las actividades o las enfermedades generales de la madre durante el embarazo.


En este contexto, Datos de la Fundación Mexicana del Corazón señalan que de cada 100 recién nacidos vivos, entre tres y cuatro presentarán una malformación al nacer. De todas las malformaciones, las cardiopatías congénitas son las segundas de frecuencia en México, detrás de las relacionadas con el sistema nervioso central.


Además, el riesgo de presentar una cardiopatía aumenta entre mayor prematuridad tenga el recién nacido


5 . A través de su programa Little Héroes, Abbott se une con la Fundación Lilo para donar 8 dispositivos para tratar a niños de familias de bajos ingresos con defectos cardíacos congénitos. Con este programa, Abbott está ayudando a darles a estos niños la oportunidad de crecer y alcanzar su máximo potencial, porque cada pequeño

corazón tiene una gran historia que contar.


Como líder mundial en el cuidado de la salud, Abbott se compromete a salvar las vidas de bebés y niños alrededor del mundo con tecnologías e investigaciones clínicas que salvan vidas. Además, la compañía trabaja de la mano con organizaciones y profesionales de la salud dedicados a brindar el mejor tratamiento posible a niños de

escasos recursos, que nacen con cardiopatías congénitas, con el objetivo de que tengan la oportunidad de crecer y alcanzar su potencial.