Mitos y realidades sobre las Cerraduras Digitales


COMUNICADO


El tema de la seguridad es muy preocupante hoy en día. Los ladrones no descansan y tan sólo durante la pandemia, el delito de robo a casa-habitación con violencia en Ciudad de México aumentó un 7.8%, por lo que cada día son más las personas que recurren a una cerradura digital para proteger su patrimonio e integridad. Sin embargo, existen muchas dudas con respecto a la seguridad y eficiencia de estos dispositivos.

Por ello, YALE, la marca MÁS confiable en el mundo de seguridad para el hogar, aclara los principales mitos que existen alrededor de las cerraduras digitales:

  1. Son dispositivos alta seguridad- Verdadero

Una cerradura digital mejora de forma muy notable la seguridad, ya que la mayoría cuentan con un mecanismo que bloquea la puerta cuando una persona sin autorización intenta abrirla o cuando se detecta que el acceso está siendo forzado con algún elemento extraño y ajeno al sistema, como un taladro o palanca. Algunas, incluyen funciones de cierre automático, alarma por vandalismo y bloqueo automático. La estructura interna de este tipo de cerraduras es fabricada de acero y otras aleaciones tan o mas robustas que las de una cerradura mecanica. Es decir, aunque se ven muy bonitas por fuera, por dentro son durables y robustas.

  1. Te olvidas del riesgo de perder las llaves- Verdadero

No hay peligro de que alguna de las personas que tienen la llave de acceso la pierda, que alguien haga un duplicado de la misma o nos roben la llave y hagan mal uso de éstas.

  1. Se dañan por factores climatológicos- Falso

Gracias a sus materiales de fabricación, estos dispositivos son adecuados para instalar en el exterior, sin dañar o afectar su funcionamiento.

  1. Son fáciles de dañar y romper- Falso

Del mismo modo que las cerraduras mecánicas, son productos de alta seguridad, con mecanismos robustos y resistentes a la manipulación y al vandalismo.

  1. Si se va la luz, no podrás ingresar a tu casa- Falso

Una de las principales preocupaciones de los usuarios es que si se va la luz, no puedan acceder a su casa porque la cerradura ha dejado de funcionar. Estas cerraduras son muy seguras aún sin luz y seguirá funcionando sin problemas, ya que su alimentación es de baterías. Además, las cerraduras siempre cuentan con un plan B para “ocasiones especiales” que no es otro que usar una llave convencional con la que no podrás acceder a las funciones inteligentes, pero sí al interior de tu casa.

  1. Acceso autorizado Limitado - Verdadero

Estas cerraduras sólo permiten el acceso a las personas que están autorizadas. Y pueden ser programadas con distintos códigos de acceso, diferentes para cada persona. Así, se puede regular qué persona entra a tu casa u oficina, qué días puede acceder, durante cuánto tiempo, etcétera. Con esto se incrementa el control de quién está autorizado o no para entrar.

  1. No funcionan si se le acaba la batería- Falso

Este tipo de dispositivos te indican cuando es necesario cambiar las baterías pero en caso de que estés fuera por meses, y se agoten las baterías, la cerrdura puede seguir funcionando con llave. Si no tienes la llave a la mano, puedes acercar una batería de 9 voltios que energiza a la cerradura y puedes acceder de forma digital.

  1. Son muy fáciles de hacker- Falso

Cuando se instalan y utilizan correctamente, las cerraduras digitales, son de alta seguridad. Al igual que las llaves han ido cambiando con el tiempo para ampliar su complejidad y que fuera difícil hacer un duplicado, esta preocupación también se traslada a su homóloga inteligente. En concreto se trata de un cifrado de datos, un método habitual en las conexiones de estos productos, de forma que no es sencillo interceptar estas señales para reproducirlas sin autorización, ya que la transferencia de la informacion va cifrada con software de grado bancario. Sin duda, los amantes de lo ajeno, preferirán entrar a una casa donde no hay una digital porque será más difícil entrar.

Una cerradura digital es lo que necesitas para cuidar tu hogar y controlar el acceso con toda la tranquilidad de que estás protegiendo lo que más quieres.