¿Qué prefieres, un cliente o un fan de tu marca?


POR: DIANA SÁNCHEZ



Existen marcas que interactúan con su audiencia como fans. Un claro ejemplo es la NBA, que parecen más un espectáculo por sus logos estampados en la ropa de sus estrellas.


Para el deporte ráfaga, es mejor tener un fan de su marca que un cliente, provocando un efecto “barrida”, eliminado a otras ligas.


La estrategia de la NBA es asegurarse de que los contenidos y viajes están diseñados para que el fan interactúe con la marca cuando y como prefiera, captando la atención de millones en el mundo.


¿Se puede replicar la estrategia para conseguir fans de la marca para un negocio? Se

puede, con la aplicación de estos consejos:


- Conocer al cliente. Reconocerlos, tratarlos como ellos lo esperan, saber de sus

preferencias y necesidades para otorgarles una experiencia personalizada.

- Estar presente cuando y donde se necesite. Sin estar presente en puntos físicos, se debe cuidar y estar al pendiente al cliente. Se puede implementar horarios y dispositivos para recibir notificaciones, novedades y establecer canales de comunicación.

- Ser la misma marca en cualquier canal. La interacción con el cliente deber ser igual desde cualquier canal de comunicación físico o digital.

- Abrir canales de comunicación con la audiencia. Usar servicios de mensajería instantánea permite recibir respuestas más rápidas.

- Invertir en cultura y formación orientada al cliente. Para que las marcas sean efectivas

con una buena experiencia del cliente, la cultura CX debe ser parte de toda la cadena de

toma de decisiones, comenzando por los líderes.