4 viajes para celebrar el Día de las Madres



Pensar en el regalo ideal para la persona que más nos consiente y nos procura es prácticamente imposible. Planear un viaje con mamá es una buena opción para celebrarla en el mes de mayo, para pasar tiempo con ella alejados del estrés de la rutina diaria. Busolinea, la plataforma con mayor cobertura de consulta y compra de boletos de autobús por internet en México recomienda cuatro tipos de viajes que puedes organizar para celebrar el Día de las Madres.

Gastronómico

Tenemos un cariño especial por la cocina de mamá, no importa si sus platillos son elaborados o no, la comida que nos prepara sabemos que está hecha con amor y nunca nos vamos a cansar de ella. Un viaje en donde ella no estuvo a cargo de la cocina y en el que pueden probar exquisitos platos o aprender a hacerlos es una maravillosa experiencia de viaje. Una cena en Lucas Local (CDMX) o el Café Lavanda (San Miguel de Allende) pueden ser un regalo memorable.

Para visitar a un ser querido

Nuestras madres se preocupan todo el tiempo por nosotros y a veces se olvidan de ellas mismas. Regalarle un viaje para visitar a un familiar o ser querido que hace mucho no visita es un excelente regalo para reconectar con ella y las personas que quiere, además de que podrás recordar -o descubrir- historias sobre tu madre que no hubieras aprendido de otro modo, verla con otros ojos y demostrarle que así como tu, ella es la persona más importante para ti.

Para relajarse

Un Spa como La Casa del Atrio (Querétaro) o un camastro junto al mar, leer un libro junto en un rincón de una cabaña a la mitad del bosque son actividades que harán que mamá se desconecte de sus responsabilidades del día a día y pueda relajarse fuera de casa. Elegir un destino sencillo en donde pueda sentirse cómoda desde admirar el paisaje a bordo de un tren como El Chepe (Chihuahua) hasta probar cosas nuevas que le hagan olvidar el estrés.

Para reconectar

Salir de casa y pasar tiempo de calidad con mamá es un excelente regalo, hacerlo en un destino que no conoces con ella es todavía mejor. Ella te conoce mejor que nadie y durante un viaje con ella, puedes aprender cosas nuevas sobre sus gustos y su estilo de vida. Al pasar tiempo juntos descubriendo un nuevo destino puedes también aprender cómo era su vida antes de tenerte, si le gustaba ir a conciertos y museos, pasar tiempo admirando la naturaleza o experimentar actividades de aventura.